Pensamientos

Escribo aquí acerca de todo lo que se me ocurre

 

19 de febrero de 2021, romance de Bovalías, el pagano

viernes 19 febrero 2021

 Por los montes de la sierra —vi venir a un renegado:

érate un tal Bovalías —descendiente de un pagano,

léase un labrador —que cultivaba los campos

y que adoraba a los dioses —de aquel panteón romano

vigente cuando el imperio —aún no se había acabado.

Este hijo de su padre, —descendiente de un paisano,

siete veces fuera moro —y otras tantas mal cristiano,

pues cambiar de chaqueta —y pasarse al otro bando

según el viento soplara —o lo impusiera el regalo,

se había vuelto costumbre —y era lo más ordinario

tanto en los tiempos antiguos —como pueda serlo hogaño;

bajo el sol no hay nada nuevo —ya Salomón lo ha notado.

Pero al final de la serie —lo engañó su pecado,

pues dejó la fe de Cristo —y se hizo mahometano

allá en la Siria lejana —donde estaba el califato

que llaman de los Omeyas, —en la ciudad de Damasco.

En el momento que digo —y en la fecha de que hablo,

estaba en sus aposentos —el sultán de aquellos pagos,

muerto de tedio en su harém —harto de sus cortesanos

y de la gente en su torno —que no hace más que adularlo,

cuando le dicen por carta —que Sevilla está en un llano

sin defensa que le valga —y al alcance de la mano.

Era fácil conquistarla  —cosa de pasar el rato

Aquella noticia incierta —fue como el latigazo

que un automedonte diera —a un caballo pelmazo

que se resiste a tirar —como conviene del carro,

se hace el desentendido —y finge estar muy cansado.

Aquel sultán de la historia —reacciona de inmediato,

arma naves y galeras, —gente de a pie y a caballo,

y cruza de parte a parte — el país norteafricano

para llegar a las costas —a donde llegara antaño

el berebere Tarik —invasor del reino hispano.

De Gibraltar el estrecho —le cierra el libre paso,

pero se las arregla —para al fin atravesarlo.

El río Guadalquivir —es como un camino ancho

por el que avanza sin trabas —hacia el destino fijado;

las naves que lo acompañan —su pendón llevan alzado.

En el campo de Tablada —ha su real asentado,

más de trescientas las tiendas —de seda, oro y brocado

entre las cuales se halla —la de nuestro renegado

que espera enriquecerse —con el botín apañado;

para darse a conocer —pone de ella en lo alto

como glorioso pendón — un rubí que ya ha robado

en anteriores campañas —y su vida de soldado:

tanto relumbra de noche —como el sol en día claro:

bien se dijera que fuera —como en las costas un faro.

(Aquí termina el romance —de donde el mío he sacado

sin que de aquella aventura —el resultado sepamos

lo que nos deja ‘in albis’ —y con la miel en los labios,

deseosos de otra cosa —y harto decepcionados;

mas el final del asunto —se escapa de nuestras manos;

hemos de hacernos al hecho, —no nos cabe que aceptarlo

y sin que más se me ocurra —pongo fin a este relato).

 






los comentarios han sido deshabilitados.

Calendario

« febrero 2021 »
lunmarmiéjueviesábdom
1
5
6
8
10
11
12
13
16
18
26
       
       
hoy

Enlaces

Feeds