15 de julio de 2020, romance de Serafina

 Érase un hombre muy rico —que al Creso ya se igualaba,

y le nacieran tres hijas —a cual más robusta y sana:

no cabía en su pellejo —de lo orgulloso que estaba;

ante todos presumía —y viril el pecho hinchaba.

—Hijas como las mías —es difícil encontrarlas,

Afortunado y dichoso —el que acierte a enamorarlas.

Y así ufano aquel padre —feliz se pavoneaba

ante todos sus vecinos —y le caía la baba.
Pero mira tú por donde —ved qué sorpresa le daba,

la más joven de entre ellas: —le había salido rana.

Feminista rabiosa —le diera por ser lesbiana.

En un diario de moda —uno de muy gran tirada,

pusiera un día un anuncio —que de este modo rezaba:

—Me ofrezco como la amante —de quien lo solicitara,

que soy lesbiana convicta —y quiero tener compaña.

Y a esperar la respuesta —se sentó quieta y callada.

Cuando su padre lo supo —a poco va y se desmaya,

que para tales sorpresas —hay que tener recia el alma.

Perplejo y avergonzado —a solas se preguntaba

de do saliera el problema —que ora lo atormentaba.

¿Había sido muy blando? — ¿Acaso la descuidara?

¿En qué la había pifiado? — ¿Dónde metiera la pata?

Y hecho un mar de dudas —la calma no recobraba.

Un día estando a la mesa —de soslayo contemplándola,

se preguntaba qué haría —en aquellas circunstancias,

cuando pensó en coger —aquel toro por las astas.

Encarándose con ella —mirándola franco a la cara,

la interrogó de este modo —le preguntó sin tardanza:

—Dime, ¿qué he hecho yo, —porque tú me salgas rana?

¡Cómo se enfadó la hija! —Chispas los ojos le echaban

y mirándolo furiosa —de este modo contestaba:

—Rana lo será tu madre —varón imposible y carca,

hombre pasado de moda —macho infeliz patriarca;

¿no te has enterado acaso —de cómo los tiempos cambian

y ya no valen los roles —que antiguamente se daban?

Ya no están definidos, —la voluntad sola manda

y elegimos cada uno —el compañero de cama

que más nos hace tilín, —sin distingos ni chorradas.

La orientación sexual. —que así es como la llaman,

uno la escoge y prefiere —de entre la amplia gama,

tal como quiere y le peta, —tal como le da la gana.

Si no te gusta, te jodes. — ¡Habrase visto, este facha!

Son nuevos tiempos felices —de libertad y democracia.

Se acabó la dictadura, —la voluntad es la que manda.

Basta ya de distinciones. —¡Abajo las antiguallas!

El bien y el mal ya no existen, —eso son cosas pasadas.

¿A quién le importa si soy —hétero, gay o lesbiana?

Me toca a mí decidir —con quién me meto en la cama;

de nadie recibo órdenes —mi voluntad es soberana;

y al que le pique, se rasque: —yo soy mi dueña y mi ama.

El padre, contrariado, —de hito en hito la miraba

no sabiendo qué decir —ante pareja andanada.

y para sus más adentros —de este modo cogitaba:

Menuda, esta hija mía, —mira cómo disparata,

cómo confunde las cosas, —cómo se excita y se exalta;

cómo defiende un absurdo, —más loca está que una cabra.

Hay que hacer lo que nos dicta —la Naturaleza sabia,

pues es demencia y locura —llevarle en algo la contraria,

oponerse a sus dictados, —por la entrepierna pasársela;

al final siempre ella vence —le pese a nuestra arrogancia.

—Vuelve al redil, hija mía —si te equivocas, la pagas.

Haz lo que hicimos todos, —por peteneras no salgas

si es que no quieres un día —derramar amargas lágrimas.

Así habló aquel padre —con más razón que una casa,

pero de nada sirvió, —ni una coma cambiara,

fue prédica en el desierto —fútil inútil y vana;

terca su hija siguió —por la senda equivocada,

sin que nunca se supiera —como acabó la chavala.

Cabeza abajo se ha vuelto —lo que antes derecho andaba.




Comentarios

Nice Post..

enviado por Gokul el 16 julio 2020 a las 04:31 AM CEST
Sitio web:: http://https://techyohindi.com/otg-full-form-in-hindi/ #



Enviar un comentario

nombre:
correo electrónico:
url:
Su comentario:

sintaxis html: deshabilitado