Pensamientos

Escribo aquí acerca de todo lo que se me ocurre

 

17 de febrero de 2021, romance de la mala hierba

miércoles 17 febrero 2021

 En la villa de Madrid, —junto a los caños del agua,

nace una hierba curiosa—de propiedades muy raras:
una mujer que la pise—se quedará embarazada.
Un día de mala suerte—Doña Eugenia la pisara

y el resultado evidente—ya a la vista saltaba.
Un domingo yendo a misa, —con su padre se encontrara

que la detuvo en la calle—y así la interrogaba:

—¿A dónde vas hija mía—tan mustia y desmejorada?

¿Qué te pasa, qué te duele?, —Dilo sin ocultar nada.

—Tengo un dolor de cabeza—que me dio hoy de mañana

y ya no sé qué hacerle—me duele una burrada

y si Dios no lo remedia—me echo de cabeza al agua.

—No se te ocurra tal cosa—no hagas ninguna parvada,

no hay mal que cien años dure—todo se acaba y se pasa.

Si antes lo hubieras dicho, —antes remedio buscara.
Llamara a siete doctores—de los mejores de España.
Unos dicen que sí es algo, —otros dicen que no es nada.
El más novato les dice: —La niña está embarazada.
—Callen, callen, los señores, —callen y no digan nada:
si el Rey mi padre lo sabe, —la vida tengo juzgada.
Subiérase para el cuarto—donde cosía y bordaba,
y los dolores del parto, —de pronto la atormentaran,

¡Ay, que ha llegado la hora! — ¡Ay, que ya rompo aguas!

Y en menos que canta un gallo—a un varón alumbrara.

— ¿Qué hago ahora, Dios mío? — ¡Soy una desgraciada!

Pues si mi padre se entera— ¡menudo el follón que arma!

Estando en estas razones—a su hermano convocara

por que le echara una mano—y pronto remedio hallara.
—Te necesito, oh hermano, —mira lo que me pasa,
me ayudarás a ocultarlo—llévalo envuelto en tu capa.
Si por acaso te cruzas—con nuestro padre en la escala,

disimula como puedas—dile que no llevas nada.
Así lo hizo el hermano—atendiendo a su demanda,

mas al bajar la escalera, —ocurrió lo que esperaba,

que se topó con el padre—por la su suerte aciaga.
— ¿Qué llevas ahí, hijo mío, —así enrollado en la capa?

—Nada llevo, padre mío—son sus pliegues, que os engañan.
— ¿Qué pliegues ni qué narices? —dime al punto lo que tramas.

—Un ramo llevo de rosas—por encargo de mi hermana

a una de sus amigas—a ellas aficionada.
— ¡Qué rosas ni qué claveles!—Menuda disculpa hallas.

Muéstrame lo que me ocultas—no te andes por las ramas.

En aquel justo momento—el pequeñuelo llorara

poniendo en alerta al padre—a quien el llanto escamaba.
—Con que esas tenemos, hombre, —anda y vete noramala,
que al rosal que dio esa rosa—pronto le seca la rama.
Subiérase para el cuarto—donde la hija penaba;

tan pronto como lo vio—de levantarse tratara.
—Déjate estar, hija mía, —déjate estar que estás mala;
una mujer que ha parido—mejor se queda en la cama.

No me mientas hija mía—dime la verdad palmaria.

¿Quién te dejó en ese estado? — ¿De quién estabas preñada?

—Fue una hierba mi padre—fue una hierba al pisarla.

—No esperarás que lo crea — ¿Quién esa trola se traga?

¡A otro con ese cuento!—Menuda broma me gastas.

¡Pues vaya una fantasía!— ¡Menuda, la martingala!

No te creyera ni aunque—sobre la Biblia juraras.

¡Aborrezco tus mentiras! — ¡Tus ocurrencias me hartan!

Has de pagarla muy caro—la deshonra de mi casa.

Sin añadir más razones—que una sobra y le basta,

se encaminó a la cocina—en busca de un palo o hacha

con que abrirle la cabeza—y si acaso destriparla;

que de tal modo directo—pronto la afrenta se lava

en casa de un bien nacido—en casa de gente honrada;

allí encontró un cuchillo, —como por arte de magia;

sin encomendarse a Dios—ni a su madre sagrada,

descuartizó a su hija—llegó a desmenuzarla

de tal modo que ya nadie—a conocerla acertara.
Que así mueren inconfesas—las que la honra no guardan.

 






los comentarios han sido deshabilitados.

Calendario

« febrero 2021 »
lunmarmiéjueviesábdom
1
5
6
8
10
11
12
13
16
18
26
       
       
hoy

Enlaces

Feeds