18 de junio de 2020, romance de la Tenderina

 Ya al palacio del Rey, —Duques, Condes, van llegando:

allí entrara un conde viejo —con un hijo de la mano,

joven, guapo, bien plantado, —hecho una vara de nardo. (1)
Detrás del altar mayor —Tenderina lo ha llamado.

(Es una hija del Rey —que ha sido virgen antaño,

pero que ya no lo es —pues que la han desvirgado).

— ¡Válgame Dios, muchachuelo! —Si fueras de veintiún años,
te invitaría a comer —y a dormir a mi lado.

Apenas te sale el bozo, — ¡estás muy verde, muchacho!

—En esas cosas, señora, —estoy a fe adelantado;

No se fíe de apariencias, —por Dios, no se llame a engaño,

que soy un hombre corrido —pese a mis pocos años

y se madura muy pronto —allí donde me he criado.

Ya me salieron las muelas —y ya los dientes he echado.

—Calla, calla, muchachuelo —mejor si te estás callado,

que el que presume a deshora —sale después trasquilado.

Por otra parte, mi joven —no hubiera yo vacilado

si no temiera, mi vida, —que fueras luego contando

por todas partes del mundo —lo que entre nós ha pasado,

la aventura que viviste —a los cuatro vientos dando.

—Si es por eso, señora, —os ruego, tranquilizaos,

que de mujer que fue mía —nunca presumo ni gabo.

Tenedlo por cierto, os digo, —por cierto y asegurado,

que sé guardar el silencio —como una tumba callado.
Aún el sol no saliera —él se alababa en el campo.

—Hoy he pasado la noche —del modo más regalado,
pues que dormí con la hija —del Rey que Dios nos ha dado.

—Calla, calla, muchachuelo; —cállate, mal educado.
Si has dormido con ella, —con ella serás casado.

—Con esta espada me maten, —con esta que al cinto traigo,
si me caso con mujer —que se me haya entregado,

puesto que con su conducta —tan fácil se me ha mostrado,

tan inmoral y liviana —y tan ligera de cascos,

tan frívola y libertina —y dada al múltiple orgasmo,

que es cosa que escandaliza —hasta al varón más coriáceo,

el más corrido y experto —y en estas lides bregado. (2)

Pues al varón corresponde —mostrarse con ella osado,

en tanto que debe ella —negarse a partido brazo.

Así lo he aprendido, —es lo que me han enseñado.

No me culpéis pues a mí —mas la leche que he mamado.

Que se condena a la víctima —siendo el verdugo el culpado.

 

(1) Se dice que san José, el esposo de la Virgen, cuando  se presentó como candidato a su mano ante los sacerdotes del templo, donde ella, adolescente, estaba recluida en régimen de internado, llevaba en la mano una vara que floreció como vara de nardo y de ese modo los sacerdotes supieron cuál de ellos había elegido Dios para ser esposo de la madre de su divino Hijo, Jesús, Cristo, el enviado.

 

(2) Hombres necios, que acusáis, a la mujer sin razón, sin ver que sois la ocasión de lo mismo que culpáis. (Sor Juana Inés de la Cruz).

 

Si con ansia sin igual solicitáis su desdén, ¿por qué queréis que obren bien si las incitáis al mal?


Combatís su resistencia, y luego con gravedad decís que fue liviandad lo que hizo la diligencia.




Comentarios

Thanks for the nice blog. It was very useful for me. I'm happy I found this blog.
<ahref="https://www.celebsmoviejackets.com/the-boys-frenchie-field-jacket">The Boys Frenchie Field Jacket</a>

enviado por Mike Rooney el 17 julio 2020 a las 12:18 PM CEST #



Enviar un comentario

nombre:
correo electrónico:
url:
Su comentario:

sintaxis html: deshabilitado