Pensamientos

Escribo aquí acerca de todo lo que se me ocurre

 

22 de febrero de 2021, romance de Graziela y Peranzules

lunes 22 febrero 2021

Graziela está en una torre, —la más alta de Toledo;

un rascacielos antiguo —que llega casi hasta el cielo,

(la rima me lo ha exigido, —perdonadme si exagero)

es bella como las diosas —que los griegos esculpieron,

espero que no se ofendan —las diosas esas que mento

como cuentan se ofendiera —Venus en trance parejo;

es su belleza tan grande —y su encanto tan completo

que trastorna la cabeza —y trae al retortero

a todo aquel que la ve —aunque la vea de lejos.

Un día desde las almenas —de aquel su castillo regio

contemplaba el panorama —y los terrenos anejos

que atraviesan las aguas —del río que llaman Tejo

los portugueses, apunto, —y que es el Tajo nuestro.

Envuelve éste a la ciudad —y llega casi a sus cimientos,

allá en lo alto el Alcázar —que con ardor defendieron

el coronel Moscardó —y sus soldados sujetos

frente a las hordas de rojos —que conquistarlo quisieron

sin que pudieran hacerlo —pese a sus vanos esfuerzos..

El campo reverdecía —y estaba de flores lleno

pues era la Primavera, —ya terminado el invierno,

que pintara Boticcelli —en su aquel cuadro soberbio.

No puedo que emocionarme  —cada vez que lo contemplo,

tan bellos los personajes —que triunfan en aquel lienzo.

Por un camino espacioso —vió venir un caballero

armado hasta las cejas, —montando un caballo negro.

¿Quién será ese que asoma —sobre un caballo parejo

y que gallardo cabalga —joven, viril y guerrero

al frente de sus mesnadas —que lo siguen como un perro?

se preguntó inquisitiva —y aun curiosa al extremo

igual que son las mujeres —si damos al vulgo crédito.

En aquella comitiva —traia unos moros presos

con cadenas a los pies —y con esposas de hierro:

pisándole los talones —venía un moro extranjero,

armado de punta en blanco —que daba aun espanto verlo.

El continente que trae —es violento y es fiero;

viene clamando a Mahoma, —y a los demás que siguieron

la religión del Profeta —en todo el oriente medio.

—No huyas, hombre cobarde, —espera; cristiano perro,

llega dando grandes voces, —a gritos viene diciendo,

que de esos presos que llevas —mi padre es el delantero,

los otros son mis amigos —y verlos presos no quiero;

si me los das a rescate, —te pagaré buen dinero,

pero si hacerlo no quieres —quedarás hoy preso o muerto.

En oirlo Peranzules —el caballo volvió presto:

la lanza puso en el ristre —y al moro se fue derecho,

con tal furia y ligereza —que corría como el viento.

A los primeros envites —lo ha derribado en el suelo;

se apeara del caballo,—el pie le puso en el cuello

y le cortó la cabeza: —para echársela a los perros;

cosa que pronto se dice —y es un macabro hecho.

Pero sucede en la guerra —y eran otros los tiempos

sin que del Hombre se hubieran —promulgado los Derechos,

que eso ocurrió más tarde —con los siglos venideros.

Ya se salió con la suya, —ya se sintió satisfecho

de su triunfo sobre el moro —aquel viril caballero

que una mañana cualquiera —sin más llegara a Toledo.

Todo lo viera Graziela —sin movérsele ni un pelo

de su negra cabellera —ni condolerse del hecho

de que perdiera la vida —aquel extraño extranjero,

puesto que damos por nada —la muerte de un sujeto

que no nos toca de nada —ni despierta nuestro afecto,

y aun más si siendo enemigo —nos es su dolor ajeno.

Somos crueles, los humanos —pese al paso del tiempo.

 






los comentarios han sido deshabilitados.

Calendario

« febrero 2021 »
lunmarmiéjueviesábdom
1
5
6
8
10
11
12
13
16
18
26
       
       
hoy

Enlaces

Feeds