Pensamientos

Escribo aquí acerca de todo lo que se me ocurre

 

25 de marzo de 2021, romance de la hija del rey de Francia

jueves 25 marzo 2021

 De Francia salió la niña, —de Francia la bien guarnida:

perdido lleva el camino, —perdida lleva la guía:

arrimádose ha a un roble—por esperar compañía.

Vio venir a un caballero —que verlo es maravilla:

el caballero le habla, —tales palabras decía:

—¿Qué haces aquí, joven sola,—qué haces aquí, por mi vida?

Le respondió la doncella, —bien veréis lo que decía:

—Espero que me acompañen —a Francia la bien guarnida

en donde habito hace tiempo —y está la morada mía,

donde viven mis parientes —y mi restante familia

pues el camino he perdido —y he extraviado la vía.

Le respondió el caballero —con el talante y la guisa

que a seguir os demuestro —si Dios me da larga vida:

—Si te pluguiere, señora, —conmigo te llevaría:

si quieres por mi mujer, —o si hace falta mi amiga.

La niña, que sola estaba, —viéndose así dirigida

le contestó lo siguiente —por ver qué el otro decía:

—Mucho me place, señor, —me conviene a maravilla

tener caballero andante —y que por mí se desviva;

ayudadme a cabalgar —y emprendamos la ida.

La complace el caballero —para subirla a la silla.

Andando por el camino —de amores la requería

con un montón de requiebros —y viril galantería.

Viéndose así acosada, —la moza le respondía:

—Estaos quedo, señor  —y no me hagáis villanía,

que soy hija de un leproso —aunque nadie lo diría

por el color de mi tez —que no padece mancilla;

las apariencias engañan —y el mal os contagiaría,

aquel que a mí se acercare —luego se lo pegaría,

debéis pensarlo dos veces, —la vida vos costaría.

Mucho os lo ruego, señor, —que me catéis cortesía

y no paséis adelante —en vuestra empresa atrevida.

Asustado el caballero —le hizo caso a la niña,

no se atrevió a tocarla —ponerle la mano encima

A la salida del monte —donde esto sucedía,

va el caballero seguro, —la niña se sonreía

hasta que él intrigado —preguntó qué sucedía.

— ¿De qué os reis, mi señora; — qué causa esa vuestra risa?

La niña, que estaba en salvo, —con sorna le respondía:

—Ríome del caballero —y de su gran cobardía,

tenerme sola en el monte —y emplear cortesía.

Sois inexperto, lo veo, —por desgracia vuestra y mía.

Se curará con los años —que a todos nos civilizan.

El caballero, irritado, —quiso quitarse la vida,

—Caballero que tal pierde — ¿qué pena cruel merecía?

se daba a todos los diablos, —con rabia se maldecía

puesto que lo sucedido —por gran deshonra tenía.

—Seré yo mi mismo alcalde, —yo mismo me haré justicia,

que me corten pies y manos —y me cuelguen de una encina.

Y él estándose en esto —y que hacerlo quería,

bajó un ángel del cielo —que para hablarle venia:

—No hagas tal, caballero, —no desperdicies tu vida

en vanidades del mundo —que sin tardar se disipan,

pues quiere Dios que en la guerra  —sobre todo te distingas

y que ganando batallas —con diligencia lo sirvas.

 






los comentarios han sido deshabilitados.

Calendario

« marzo 2021 »
lunmarmiéjueviesábdom
1
7
15
18
19
20
21
22
    
       
hoy

Enlaces

Feeds