Pensamientos

Escribo aquí acerca de todo lo que se me ocurre

 

7 de enero de 2021, romance de Ilenia

jueves 07 enero 2021

 También llamado en otras versiones romance de santa Irene y romance de Iria, la fidalga.

 En casa del Rey mi padre —alguien le pide posada;

mi padre, como era noble, —no quiso nunca negársela.

El huésped es un caradura —y la prolonga sin tasa.

Al fin propone un acuerdo —a aquel que lo albergaba;

de tres hijas que tenía —le pidió la más galana,

la más joven y donosa —la más hermosa y gallarda.

El padre dice que no, —nunca ha pensado en casarla,

sino en meterla monja —de la orden de Santa Clara.

Aquel sujeto imposible —jamás un ‘no’ aceptara

de modo que va a mayores —y decide secuestrarla.

Llevando a cabo su empeño —por la puerta no la saca

ni por otras aberturas, —tampoco por la ventana;

la saca por un balcón —con de cuerdas una escala,

la ayuda de un mayordomo —y el favor de una criada.

Ya están abajo, en la calle, —ninguno ha notado nada

que los pusiera en estado —de hacer sonar las alarmas.

Se han salido con la suya —ora veremos qué pasa.

Sin alterarse en lo mínimo —la sube él a las ancas

de su caballo ligero —y la lleva cautivada.

En la mitad del camino —el traidor le preguntara:

— ¿Cómo te llamas, mi niña? —No sé ni cómo te llamas,

que con la prisa del rapto —de preguntarlo olvidara.

—En casa del Rey mi padre —doña Ilenia me llamaban,

ora por tierras ajenas —Ilenia la desgraciada.

— ¡Qué parlanchina has salido! — ¡No me des más la matraca!

Y sin pararse en distingos —la cabeza le cortaba

con un cuchillo trinchante, —de Albacete una navaja,

la tira en un pedregal —donde la basura echaban

los vecinos de la zona —que el ambiente no cuidaban.

Brotó de ella una ermita —que antes allí no estaba

con las paredes de piedra —y los techos de pizarra.

Pasan los días, las noches —el tiempo ligero pasa,

hasta que un día el sujeto —que ya el asunto olvidara,

vuelve a la escena del crimen —como es fuerza que lo hagan

los que un día malhechores —hicieran una burrada.

En torno de aquella ermita —pastan ovejas y cabras,

unos pastores las cuidan, —se respira allí la calma.

—Decidme, los pastorcillos, —pues que sois de la comarca,

de que santa es esta ermita —tan blanca y tan adornada.

—Esta ermita que decís —se ha dedicado a una santa

que la llamaban Ilenia, —y aquí mismo degollaran.

—Si es verdad lo que dices, —vamos todos a adorarla.

Se puso pues de rodillas —y su favor imploraba:

Perdóname, santa Ilenia, —lo que te hice, mi santa,

sin saber bien lo que hacía, —en un pronto que me daba.

—No esperes que te perdone —ni bien parado que salgas.

Vete al altar mayor —y enciéndeme aquella lámpara.

Mientras ardía la vela —aquel traidor expiraba;

el cuerpo quedaba allí, —iba al infierno su alma. 
 

Otra de las versiones empieza así:

Estaba una señorita —sentadita en su balcón; pasó por allí un soldado —de la mejor condición.

 






los comentarios han sido deshabilitados.

Calendario

« enero 2021 »
lunmarmiéjueviesábdom
    
1
2
3
4
8
9
10
11
18
19
22
23
24
25
27
29
30
31
       
hoy

Enlaces

Feeds